Dr. Josep Maria Massons (1913-2012)

January 18, 2013
By

(English version.) Josep Maria Massons Esplugas falleció el 10 de noviembre de 2012 en Barcelona. Nació en Valls (Tarragona, Cataluña) el 18 de enero de 1913. Se licenció en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en 1934. Ganó una plaza de medico-interno de cirugía del Hospital Clínico de Barcelona. Cuando estalló la Guerra Civil española se incorporó como alférez en un Hospital Militar, situado en la calle Tallers de Barcelona, donde estuvo 8 meses. En marzo de 1937 le llegó el nombramiento de jefe de equipo quirúrgico de las Brigadas Internacionales. Como hablaba alemán y francés a la perfección fue destinado a la XIII Brigada Internacional. Estuvo en diversos hospitales de retaguardia hasta que fue destinado al hospital de Benicàssim (Castelló). A los pocos días de su llegada se casó con Maria de los Ángeles Morros que murió un año después en un accidente. Cuando el hospital dejó de estar bajo el mando de las Brigadas, en abril de 1938, el doctor Massons se quedó allí con los enfermos que no fueron evacuados, por deber moral y siguiendo las indicaciones de la Convención de Ginebra. Fue asignado al Ejército de Maniobras que según sus propias palabras “era como un equipo de bomberos porque iba donde había fuego”.

Finalizado el conflicto, no fue depurado gracias a la intervención de su amigo y Joaquim Viola. Se casó en 1942 con, nacida en Nueva York, teniendo seis hijos: Maria Teresa (1943), Joan (1944), Cristina: (1945), Elisabet (1948), Mireia (1950) y Estrella: (1953-2010). Llegó a ser médico en el Hospital del Vall d’Hebrón de Barcelona, profesor de Farmacología en la Escuela de Enfermeras de dicho hospital y profesor auxiliar de farmacología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona hasta que se jubiló en la década de los 80. Fue el inventor del Isoplasma, plasma de ternera apto para transfusiones sanguíneas humanas, y fue director de los Laboratorios Drovisa, una filial de Vismara Terapeutici. Escribió varios libros, siendo el más monumental Historia de la Sanidad Militar Española en 4 volúmenes (1994), además de otros libros y muchos artículos. Obtuvo varias condecoraciones como la Creu de Sant Jordi (2008), la Medalla de Honor de las Brigadas Internacionales (2011) o la Cruz del Mérito Naval (2012).

Participó en diversos congresos sobre las Brigadas Internacionales como los celebrados en Lausanne (1997), Salamanca (2006), Albacete (2008) o Barcelona (2011). Precisamente, en la ciudad suiza lo conocí por primera vez, iniciando una amistad, en la que me transmitió su sabiduría y humanidad. Una vez le pregunté cómo eran los brigadistas como enfermos. Con simpatía recordaba que tuvo tres clases de “clientes”: los aristócratas, los burgueses y los proletarios. Por regla general, los anglosajones, y en especial los norteamericanos, pertenecían al primer grupo y se quejaban por todo: desde la comida a las enfermeras, pasando por las sábanas. Los franceses, alemanes y centro europeos eran los burgueses que tenían claro que estaban en una guerra y no era cuestión de pedir exquisiteces así que solo solicitaban aquello que era posible de conseguir. Por último, los proletarios eran personas eslavas o del Este de Europa que eran muy sufridos antes el dolor y la muerte y no se quejaban por casi nada.

Magí Crusells, doctor por la Universitat de Barcelona, es autor de Las Brigadas Internacionales en la pantalla (2001) y vicedirector del Centre d’Investigacions Film-Història de la misma universidad.

Share

Leave a Comment