MásPúblico, el sueño que se convirtió en un periódico cooperativo libre

September 9, 2012
By

Asamblea MásPúblico en el patio Maravillas (Madrid). Mónica Patxot.

(Version in English.) Los rumores crecían y el fantasma del cierre inminente planeaba sobre el periódico Público después de que el día 3 de enero de este año los accionistas hiciesen pública la suspensión de pagos. Los trabajadores del diario nacional español empezaron a buscar alternativas ante la avalancha de malas noticias que se sucedían en la redacción. En pocos meses el equipo había vivido dos Expedientes de Regulación de Empleo, un concurso de acreedores y se olía el final definitivo de la edición impresa del medio. El 24 de febrero por la mañana se confirmaron los malos presagios: el periódico que estaba sobre las mesas en la redacción se podía conservar como el último ejemplar de Público.

Un grupo pequeño de trabajadores de distintos ámbitos no se conformó con la decisión de los accionistas de Público y decidió luchar por hacerse, de forma cooperativa, con el medio y evitar así el cierre y el despido generalizado. “Proponemos crear una cooperativa de trabajadores y usuarios”. Pero los accionistas no lo permitirían. Tenían otros planes para Público: despedir al 85% de la plantilla y mantener la marca a través de una página web reducida a la mínima expresión.

De hecho, no fue hasta un mes después del concurso de acreedores, en febrero, que el principal accionista de la empresa editora del diario, Jaume Roures, tuvo su primer encuentro directo con sus trabajadores de la redacción de Madrid, el centro neurálgico de Público. La plantilla exigía respuestas, pues seguían trabajando acompañados de la incertidumbre de no saber cuál sería el futuro ni del diario ni de todos ellos. En una tensa reunión de más de dos horas, el principal accionista insistió en que el proyecto no era rentable y que “ya había perdido suficiente dinero”. A pesar de que no desveló ningún dato nuevo sobre el futuro inminente del periódico, trató de transmitir un mensaje apaciguador: “yo si fuese trabajador de esta empresa estaría tranquilo”. Lo que vino después todavía hoy sigue pareciendo increíble. Los accionistas y dueños del periódico dejaron de pagar a proveedores y trabajadores, declararon una suspensión de pagos, despidieron al 85% de la plantilla y menos de dos meses después… ¡recompraron el periódico!

Por motivos legales, lo que quedó del periódico tras el cierre de la edición impresa, la cabecera web, llegó a un proceso de subasta pública. Tuvo lugar el 22 de mayo y allí se presentaron los antiguos dueños del periódico bajo el disfraz de una empresa inmobiliaria (Display Connectors) con tan sólo 3 meses de actividad. Los accionariados entre las dos empresas, diario e inmobiliaria, coincidían. Aquellos que habían gestionado y llevado a la quiebra al periódico y despedido a 130 personas a la calle sin indemnización por “falta de recursos” por parte de los accionistas, sí lograron reunir 412.000 euros (sin impuestos) para comprar un dominio web con 21 trabajadores.

“El momento más duro fue cuando nos enteramos de que Roures nos había engañado y que se iba a presentar a la subasta, para recomprar la cabecera. La trama que montó fue un escándalo”. Daniel Ayllón, uno de los periodistas fundadores de MásPúblico, explica que llegaron a la subasta con el respaldo de más 417 donantes y un capital de 240.000 euros, de los cuales 33.170 los reunieron en un mes y medio a través de una página online de micro-financiación.

Los ex trabajadores perdieron la cabecera pero no el apoyo de los lectores y juntos decidieron iniciar un nuevo e histórico camino en los medios de comunicación de masas españoles: nacía un medio profesional y de izquierdas libre de presiones empresariales y políticas.

Buscando referencias reales

Investigaron, se informaron, buscaron y fueron a conocer en primera persona sus referentes. Thilo Schäfer, otro de los miembros de fundadores de MásPúblico, viajó a Berlín para conocer el periódico Tageszeitung (más conocido como Taz), un diario cooperativo alemán que nació en 1979 y que se ha consolidado con el soporte de sus 11.800 socios cooperativistas. “Son un ejemplo a seguir en cuanto a modelo de negocio y en cuanto a su tono fresco e irreverente”, explica Thilo, quien insiste en que este periódico es un ejemplo que prueba que un medio de comunicación al margen de los grandes ingresos de publicidad o las grandes empresas no es una utopía.

Un número especial con motivo del primer aniversario del 15-M ilusionó a todo aquel que rodeaba el proyecto. Con el periódico en papel en la mano, el siguiente paso se convirtió en la prueba de fuego. Y el 2 de junio, socios y trabajadores se vieron las caras en la primera asamblea de la cooperativa. Ilusionados, trataron de concretar el proyecto y todos salieron con la misma idea: aquello era más que un sueño, empezaba a formar parte de la realidad. Magda Bandera, otro miembro del equipo, recuerda aquel fin de semana como el momento más especial de “toda esta aventura”, pues reconoce que fue cuando de verdad sintió que “entre todos estábamos creando algo distinto y es, en todos los sentidos, un proyecto colectivo especial”.

Y a las dos semanas llegó el segundo número en papel, con el que el proyecto periodístico acabó de consolidarse. “Decidimos no quedarnos con los brazos cruzados. Quizás los accionistas de Público dejaron de creer en el periódico, pero nosotros nunca lo hicimos”, recoge la contraportada del segundo número. Bajo el titular de la portada, “España cae en la trampa alemana”, temas como la banca ética, el papel de las grandes empresas en África y Latinoamérica, las protestas mineras o los recortes sociales encontraron su espacio en el segundo ejemplar que se repartió de forma gratuita y fue financiado, como el primero, con los fondos aportados por los lectores a través de crowfunding.

En la actualidad, el proyecto está impulsado por más de 65 socios, 12 trabajadores y una amplia red de colaboradores. Entre todos están haciendo que el blog provisional en el que están trabajando superase las 450.000 visitas en julio, a un mes escaso de su nacimiento. La web definitiva, que verá la luz en otoño estará acompañada por el lanzamiento del tercer número en papel. Una vez al mes un ejemplar impreso compartirá espacio con los grandes en los kioscos. El objetivo es conseguir una periodicidad semanal.

Por delante, MásPúblico tiene un futuro que, como el de un niño, está caracterizado por el crecimiento y el aprendizaje. Grandes retos y compromisos con sus socios, sus suscriptores y sus lectores. Pero sobre todo, el diario tiene el gran reto de jugar un papel crucial en un momento histórico para España, informando con valentía, compromiso, independencia y espíritu positivo. En definitiva, dando voz a todos aquellos que son silenciados en otras plataformas.

El grupo de trabajadores comparte, de momento, labores de organización, administración y empresariales con su trabajo de periodista. No está siendo un camino fácil, pero son un grupo unido y participativo cuyo motor es la ilusión. “Cada día estoy más emocionado e ilusionado con la criatura que estamos haciendo, libre de intereses empresariales y políticos. Es el sueño de cualquier periodista”, concluye Daniel.

Berta del Río es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Jaume I de Castellón y MA en periodismo por la Columbia University. Ha trabajado en el periódico Público y la agencia Europa Press. Es socia fundadora del diario MásPúblico, donde trabaja actualmente como redactora.

¿QUIERES COLABORAR CON MÁSPÚBLICO? Detrás de MásPúblico no hay ningún empresario, partido político u otra organización. Solo trabajadores, socios de la cooperativa y lectores. El lanzamiento del proyecto está siendo posible gracias a que más de 500 personas han hecho contribuciones económicas y, hasta que salga a la venta el periódico en otoño, ésta es la principal vía de ingresos.

Si quieres apoyarnos o participar activamente en el proyecto, tienes tres opciones: hacerte socio de la cooperativa, suscribirte al futuro periódico o realizar una donación.

¿QUÉ SUPONE HACERSE SOCIO DE LA COOPERATIVA? Los socios entran a formar parte del proyecto con una cuota mínima de 1.000 euros y tienen derecho a participar en las asambleas. En la web definitiva en la que estamos trabajando (también se presentará en otoño), los socios tendrán un espacio propio especial.

Para dar facilidades a quienes no pueden asumir este desembolso de forma inmediata, existen dos fórmulas. La primera consiste en ingresar únicamente el 25% (250 euros), en el momento del alta. Para completar los 1.000 euros, hay un plazo de 12 meses. La segunda es la fórmula del usuario colectivo. Ésta consiste en agrupar aportaciones menores de varias personas, que sumen 1.000 euros. Tras el ingreso, el grupo elige a un representante, que será quien participe en las asambleas.

¿QUÉ INCLUYE LA SUSCRIPCIÓN? En la actualidad, la cooperativa ofrece un pack de 12 números + camiseta especial de lanzamiento con diseño de Vergara por 50 euros.

Si tienes alguna duda, puedes llamarnos por teléfono (633.601.207) o mandarnos un correo (socios@maspublico.com).

Share

2 Responses to “ MásPúblico, el sueño que se convirtió en un periódico cooperativo libre ”

  1. [...] Para conocer la historia más detallada de MásPúblico pincha aquí.  [...]

  2. [...] y reposado, también recupera una figura empresarial que muchas personas consideraban muerta, la cooperativa como un modelo eficiente y que permite a los propios trabajadores controlar el propio camino del [...]

Leave a Comment